sábado, 14 de abril de 2012

14 de abril





Yo, hoy, me acuerdo de ti.


Este año estoy condenada a acordarme de ti, abuelita Carlota. Hay un aura de complot sobre los acontecimientos que me rodean que han hecho, durante los últimos meses, que no pueda sacarte de mi cabeza. "Hiroshima mon amour" tiene una proporción de culpa suficientemente alta que hace que, cada miércoles, te recuerde cuando digo - em tallen el cabell al zero, amb molt de compte, creuen que és el seu deure rapar bé a les dones...- La coincidencia, totalmente casual y sin premeditación, de los últimos libros que han pasado por mi mesilla, Dime quién soy; Cuando leas esta carta y El jardín olvidado, el afán de sus protagonistas por buscar información sobre la vida de sus antepasados y la ambientación en la guerra civil han hecho el resto. Y hoy, de nuevo, me acuerdo de ti.


"...Hortensia tenía nueve años cuando en 1945 detuvieron a su tía Diana Mingorance Pérez, militante del Partido Comunista, entonces en clandestinidad, y a su amiga Carlota Samos, una modista comprometida también con los valores republicanos que bordó, al igual que hiciera Mariana Pineda, varias banderas tricolor con crespones negros que fueron instaladas un 14 de abril en distintos puntos estratégicos de la ciudad. 
Aquel atrevimientos les costó a ambas mujeres, entonces en plena juventud, una condena de tres años de cárcel, que cumplieron en la antigua prisión de Granada, según rememora Hortensia. "Mi tía no quería que saliera el nombre de Carlota; ella era una mujer que simpatizaba con la izquierda pero no pertenecía al PCE. Al final alguien la delató".
Tras la detención (...) fue trasladada al cuartelillo de la Guardia Civil del Albaicín, donde fue sometida a tortura por parte de los agentes del régimen al igual que le sucedería a Carlota, de cuyas heridas tardó en restablecerse dos meses.
(...) Carlota, en cambio, murió hace años aunque su recuerdo permanece imborrable en la memoria de Hortensia". Y en la mía








Te cuento, abuelita, que aquí las cosas se están poniendo feas, o eso dicen. 
Te cuento también que ahora está todo un poco cambiado; mientras tú luchabas por tus derechos colgando banderas en la clandestinidad, nosotros nos reímos 2.0 porque el fantasma de la República le ha puesto hoy la zancadilla al rey mientras cazaba en Botsuana. A la gente se le da genial el sarcasmo.Tú te estarías riendo con tu media sonrisa sarcástica también. Nosotros nos reímos 2.0 porque así aún nos dejan, aunque no sabemos hasta cuando. 
A la calle salimos a protestar, pero sólo a veces y tampoco tenemos muy claro si podremos seguir haciéndolo. ¿Te acuerdas de esos que os pegaban si salíais a la calle a quejaros? Sí, a esos también los tenemos, eso no ha cambiado.
Las mujeres siguen teniendo derecho a voto. Y siguen estando obligadas a ser madres si se quedan embarazadas, o casi. Creíamos que íbamos ganando derechos, pero pronto tendremos que irnos a abortar a Inglaterra, abuelita, igual que antes.
No tenemos dinero, la gente no tiene trabajo, las familias pierden sus casas y los jóvenes no tenemos futuro, pero le seguimos pagando las excursiones al Rey a la selva. Hoy, además, le hemos regalado una cadera nueva, que la suya se había roto.
Pero nos creemos muy modernos, abuelita, y eso es lo importante.


Y yo hoy, me acuerdo de ti. Y, como todo ha cambiado, te lo digo 2.0.

22 comentarios:

  1. M'encanta, Patri, la teva carta 2.0 a la teva abuelita Carlota!!! Tota una dona digna d'admirar!!! I a més a més molt guapa! No sé què tenien les dones d'abans... que sempre els hi trobo molta bellesa.

    Si, ha sigut el fantasma de la República!!! Ja li està bé al rei!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "é una mujé digna d'admirá" jajajaaj qué tonta!

      Eliminar
    2. jajajaja a mi a l'escriure-ho també m'ha vingut aquesta frase al cap... però és que no se m'ha vingut al cap una altra manera de dir-ho! jejeje

      Eliminar
  2. Escrius genial, Patri. Fes un llibre; jo te'l compro segur.

    ResponderEliminar
  3. Decía mi abuela...
    Con el tiempo y una caña, hasta las verdes caen.

    Pues eso, démosle tiempo al tiempo, que todo llegará. La monarquia tiene los días contados.

    un besico wapi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempo y una pistola...y viene sola jaja

      Eliminar
  4. Gracias, en nombre de toda la familia Corzo-Samos

    ResponderEliminar
  5. Maravillosa entrada ..
    Me hubiera gustado conocerla y que me contara ...

    ResponderEliminar
  6. Que manera mas bonita de protestar amiga, eres la leche...
    Que historia mas alucinante y cuantas verdades...
    Besos Patri

    ResponderEliminar
  7. que tienes razón en todo, todito lo que escribes, pero así dicho, me entra mucha ternura, aunque también miedo...
    pero aquí estamos, y somos nietos de nuestros abuelos; que si ellos consiguieron algo, no vamos a perderlo ahora.
    Patri!! un beso muy grande

    ResponderEliminar
  8. Tu abuela era de película,Patri...Oye dónde hay que firmar para echar a esa panda de inútiles que estamos pagando?La imagen del elefante cazado la tengo clavada en la retina..causa un dolor enorme..

    ResponderEliminar
  9. Quién te dice... quizás, tu abuelita decidió convertirse en tu Ángel de la guarda, y por eso está tan presente... Me parece hermoso tener esta magia en la propia vida, me hacés empezar el día con una sonrisa.
    Muhos besos bella!

    ResponderEliminar
  10. Ella te miraría con esa intensidad que desarmaba, y con una sonrisa irónica, diría algo así como - ¡ Que necios !........... y volvería a sus solitarios.
    Me encantas tu y tus sensaciones.
    Un beso

    Rosa Corzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ilusión que pasaras por aquí :)
      Un beso

      Eliminar
  11. vayaaa, que guapa era.. y que maravillosa reflexión has hecho, que carta mas bonita aunque triste como la realidad que estamos viviendo ahora mismo, estoy indignada de que las cosas vayan así pero eso sí, modernos somos un rato, ja! Besitos

    ResponderEliminar
  12. Gracias por compartir algo tan personal. Tu carta me ha servido para replantearme algunas cosas, y recordar otras que tenía algo olvidadas (quizá quieran que no recordemos). bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que haya servido de algo :)

      Eliminar
  13. Sin palabras. Una gran mujer tu abuela, y que gran nieta tiene. Se sentiría muy orgullosa. Si tu abuela pudo luchar por sus derechos ¿no vamos a poder nosotros? Los tiempos cambian, los métodos también, pero a un pueblo con ganas de lucha y de libertad no lo para ni la mayor de las censuras.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  14. Qué guapa tu abuela... Las cosas se están poniendo feas, pero no podrán con nosotros! Un besín...

    ResponderEliminar

¡Requetemuchííííísimas gracias por tu comentario! ☺